viernes, 25 de octubre de 2013

Noches Del Recuerdo

Si... Todos hemos tenido esa noche esoecial en la que nos hemos divertido con la más mínima jilipollez. En mi caso, sucedió a finales de julio. Por aquel entonces ya habían terminado las fiestas patronales del pueblo, así que estaba completamente vacío. Aunque la poca gente que había, se concentró durante esa noche en los bares. Eran las 22:00 aproximadamente y yo iba a casa de Adolfo (mi mejor amigo en Cañaveral), una vez allí, su padre me dijo que aún se estaba duchando. Bueno, como no tenía nada más que hacer, me senté en el lumbral de su puerta con el móvil. Me fije en que un amigo (Borja) estaba comiendo con una chica en el bar que estaba justo al lado de la casa de Adolfo. No conocía a esa chica, pero tenía curiosidad. Me di cuenta de que Marina Moya (una chica, que estaba cenando con el hermano de Adolfo) me estaba haciendo señales para que me acercara. Lo primero que me dijo fue: "Agachate y habla bajito" en ese momento supe que hablaría de Borja y de la misteriosa chica. Yo afirme no conocer de nada a esa chica, cuando de repende al otro lado de la calle, vi a Maño (Miguel, un amigo de Zaragoza que viene a Cañaveral durante las vacaciones) Me despedí de Marina y Urbano y me fuí con Maño. Tras un rato de hablar de nuestras paranoias, apareció Adolfo, el cual, sin pensarselo dos veces, le dijo a Borja que se viniese al parque. Para ello cogimos una baraja de cartas
(un tanto extraña, todo hay que decirlo) y nos fuimos al parque, donde nos encontramos con Samuel y David (dos amigos y residentes de Cañaveral). Una vez alli estuvimos jugando a las cartas, sin ningun resultado, ya que ni nos lo tomabamos en serio, ni entendiamos el juego. Asi que decidimos dar una vuelta. Fue entonces cuando nos encontramos con Jorge, Luis, Marina Moya, Noelia (<3) y Urbano. Una vez estabamos todos, volvimos al parque, donde el grupo se disperso. Unos empezaron a nugar a las cartas, otros estuvimos con el móvil de Marina, (el cual tenía aplicaciones jodidamente Randoms) yosimplemente me dediqué a observar. Tiempo después, sin venir a cuento, nos reunimos todos alrededor de la mesa del parque y nos dedicamos a buscar vídeos de "miedo". -Lo pongo entre comillas porque más que miedo, daban pena- y añadie.do a esto unos comentarios bastante cabrones de Samuel, no había quien se pusiera serio. Asi que todos nos reimos. Llegaba la hora de moverse, puesto que algunos como el Maño, se fueron. Quedabamos Adolfo, Marina Moya, Borja, Urbano, Nerea (la chica misteriosa que resulto ser la prima de Borja), David, Samuel, Jorge, Noelia y yo. ¿Cómo no? Me puse cabrón y decidí chinchar a Noelia (la cual había conocido esa noche... Y día tras día me alegro más de ello) diciendole que no sería capaz de ir por la parte trasera del pueblo (la cual está alejada de la población y a oscuras) Ella me siguió el juego afirmando ser "VALIENTE", asi que fuimos por la parte trasera del pueblo. Iba por la carretera, delante de todos con Jorge (que iba alumbrando con su móvil) y el resto venian algo tensos detrás. Llegando a la mitad del camino, está el pabellón deportivo del pueblo, donde se nos ocurrio entrar. Ibamos pasando tranquilamente por el campo de futbol del pabellón, cuando de repente escucho una canción taladrandome la cabeza. Eran Noelia y Urbano cantando el Chu-Chu-Bah. A mi no se me ocurrió otra cosa que empezar a saltar de una manera bastante gay (por decirlo así) mientras ellos seguían cantando. Una vez dentro, nos propusimos un reto, llegar a los baños que estaban al fondo del pabellón. Para ello, Jorge y Marina alumbraban con los móviles. Sin pensarmelo empecé (otra vez) a saltar de manera bastante "gay". A mi lado estaba Urbano, haciendo lo mismo. Ibamos a más de la mitad del campo de futbol cuando de golpe. Adiós luz. Quitaron las luces de los móviles, a lo que me recorrí el camino de vuelta en cuestión de segundos y nos largamos del pabellón cagando leches en dirección al pueblo. Por el camino se nos ocurrió ir al cementerio, aunque pensamos que mejor no hacerlo, más que nada porque tampoco era algo que debieramos hacer. Tras tanta aventura y retraso, tan solo quedabamos Jorge, Adolfo, Marina, Noelia y yo, pues el resto se había ido a dormir. Recuerdo que eran las 2 ó las 2:30 de la mañana. Y a Marina no se le ocurrió otra cosa que hacerme un peinado extraño y hacerme una foto. Lamentablemente, se estaba quedando sin batería y no podia utilizar el Flash, asi que buscamos entre algunos de sus juegos/aplicaciones para entretenernos. Nos fijamos en que tenía el Pasapalabra, el cual abrió. Sinceramente no me esperaba que fuera así, pero se trataba de un pasapalabra "sexual". La verdad es que era sencillo, pero.... Llegó una pregunta algo extraña sobre un tipo de postura del Kamasutra que nadie sabía. De repente Adolfo dijo: "cuchara"
Lo peor es que acertó. (Ahora entiendo porque tarda tanto en ducharse. Jajaja okno). Eran las 3:00 cuando Marina se quedó sin batería y nosotros sin diversión. Noelia, se percató de que en su móvil había unas 10 llamadas perdidas de su madre. Nosotros por ser caballerosos (o jilipollas, según se vea) decidimos acompañarla a ella y a Marina hasta su casa. Una vez las dejamos a cada una en sus respectivas casas Jorge y Luis se fueron a las suyas. Adolfo y yo volvimos un rato al lumbral para reflexionar sobre la noche y sinceramente me encantó. Este verano ha sido espectacular, pero esa noche, no se puede superar y aunque la he resumido bastante y seguramente me habré equivocado en algunos detalles.Sé, que esta noche se convirtió en insuperable, por lo menos en mi opinión. Y esto me hizo aprender varias cosas:

1) Un nuevo juego de cartas (que en verda se lo inventó Borja porque no sabía jugar a ninguno)

2) No hace falta fiesta ni alcohol ni drogas para pasarselo bien y menos en Cañaveral.

3) He conocido a personas por la que daría la mismisima vida, sólo por hacerles sononreir.

4) Lee la 5.

5) Por el culo te la hin..... Vale no.

Espero que todos vosotr@s tambien hayais tenido noches así, porque estos pequeños momentos, son los que marcan las diferencia y devuelven a uno la ilusión. Persnalomente, guardaré este recuerdo hasta el próximo verano. Cuando espero poder volver a repetirlo con ese grupos de personas a las que yo solamente llamo "Cañeteros"
Adolfo, Borja, David, Jorge, Luis, Marina, Nerea, Noelia y Urbano.

Hasta que nos volvamos encontrar ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario