lunes, 18 de noviembre de 2013

Cuando menos te lo esperas

Hay que ver como una noche le puede cambiar a uno la vida.
Salí pensando que no iba a hacer nada. Pensando que me volvería temprano por el frío. Pensando que nadie saldría. Y solamente hicieron falta una cámara fon flash, una farola y una baraja de cartas, para darme a conocer a lo mejor de mi vida. Y yo me pregunto. ¿Cómo sería toda esta mierda, si nunca la hubiera conocido?

No hay comentarios:

Publicar un comentario