sábado, 7 de diciembre de 2013

Despedidas

Despedidas. Una palabra que puede marcar la vida de la gente puesto que significa que no volveras a ver a cierta persona en un largo y duro periodo. Con fuerzas para intentar que no se me saltaran las lágrima. Le dió unos besos a todos. Me miró y (por desgracia) asumí que se iba. Era su noche de fiesta en Cumbres y evidentemente, no se iba a quedar conmigo. A pasado un puente duro, por varias razones. Pero para mi, lo más duro y lo más jodido que me va a pasar, será ese dolor, esa rabia conmigo mismo, esa decepción. Necesitaba hablar con ella y no me esforcé lo suficiente para lograr lo que deseaba. Una foto con ella,un paseo al perro, una sudadera prestada, un besito en la mejilla, una sonrisa, mi felicidad. Han pasado 3 días desde que llegó, ese jueves lo recordaré siempre por el gran error de mi vida. Ella se esforzó por darme una sorpresa y sin embargo yo ni le di ese abrazo que le prometí hasta esa odiosa despedida. Nos miramos mutuamente. Haciendo un nudo en el corazón e intentando no llorar, la abracé. Fue un momento que jamás  olvidaré y por desgracia, no se repetirá. Han pasado unas horas desde entonces. Para mi, interminables. Queda mucho tiempo por delante para reflexionar y para mi desgracia, no podré evitar tener ese remordimiento. Promesas rotas, sueños esfumados y una nueva herida que cicatrizar. Allá donde estes, Noe, que sepas que lo siento muchísimo por lo que he hecho. Esto lo hago como una verdadera despedida, porque un abrazo tan corto me ha sabido a poco. Y es que tal vez no vuelva a ser como antes. Pero pase lo que pase, siempre estaré ahí para cuidarte, apoyarte y ante todo, hacerte sonreir. Te quiero y no quiero perder a una de las personas más importantes de mi vida. Asi que por favor, allá dónde estes, mira al cielo, recuerda ese último abrazo y recuerda que siempre tendrás a tu bobo.

Recordaré los sábados por ese agrio sabor que me dejo tu ida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario