sábado, 7 de diciembre de 2013

Puente y arrepentimiento

Cómo no, otra de mis virtudes (lah verguenza.... Y el retraso) me jodió la existencia. Autodestruirse no mola, os lo aseguro. Llegó el jueves. Tras un viaje de 2 horas, fui a la hermita. Era una noche fría y la gente no tenía muchas ganas de salir. Pasaron las horas y decidí ir al consultorio, donde, sin imaginarmelo, había una sorpresa que jamás olvidaré. Junto a mi, estaba Chewi, quien estaba hablando con Marina, para que viniera. En este momento, oí unas risas. Urbano gritó: "¡JESÚÚÚS!!". Lo que pensé fue que venía a pedirme tabaco y... ¿qué encontre? La sonrisa más bonita de Madrid, la chica más increible que he conocido, la Saltimbanqui de mis amores, mi Nana, mi Noe... En ese momento, no supe como reaccionar, porque no me lo esperaba para nada. Se acerco a mi y me dijo: "las sorpresas, siempre son mejores" (no se si fue eso exactamente, pero como ya he dicho, estaba amamonado durante esa noche) Ciertamente, no hay palabras para describir lo mucho que la quiero y es que por mucho que se esfuerce ella en hacerme sonreir; yo la decepcioné... No recuerdo haberlo dicho, pero hace un tiempo, le prometí que le daría un abrazo que no olvidaría (en el buen sentido). Ella se esforzó para que yo no me enterase de que venía, para darme una sorpresa, ha estado siempre por WA para apoyarme y hacerme sonreir. ¿Y yo? Incumplo la promesa y apenas hablo con ella. Mañana (domingo) se vuelve a Madrid. Todo dependera de la situación y de si ella aun quiere el abrazo. Solo se, que lo daré SIEMPRE todo por ella, sin importar la situación y de que si ella llegara a irse sin que yo cumpla lo dicho, no podré perdonarmelo nunca. Porque ella es la verdadera y única razón de mi sonrisa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario