domingo, 22 de junio de 2014

Hasta siempre

19 de agosto. Comienza una de las mejores etapas de mi vida y junto a ella los rumores: "te gusta Noelia, jajajaja" Con el tiempo me terminé pasando dichos comentarios por los huevos. Fueron largos meses los que pasé deseando verla, hasta que la cagué.

Agosto. Aquí empieza una laaaaarga historia. En principio todo eran risas recordando viejos momentos. Inmediatamente me di cuenta de que hablaba con ella como si la conociera de toda la vida. Era majísima, y divertida. Lo mejor fue cuando vino el primer "te quiero" y lo extraño es que no salió de mi. En una semana, me hizo inmensamente feliz.

Octubre/Noviembre. Empezaron mis primeros sentimientos (no amorosos) Había encontrado una amiga con quien compartir todo, sin miedo a que me juzgara. Sentía tranquilidad hablando con ella, pero fue entonces cuando soñe con mi primer encuentro con ella.

Diciembre. Fue un mes que no deseaba recordar para no joderme más. Le hice daño. No me perdoné.

Enero/Febrero. Fueron meses de nuevas oportunidades. Tenía la esperanza de olvidar esa cagada, aunque no lo conseguía. Tuve el consuelo de que al volver de Italia, me recompenso con miles y miles de sonrisas.

Marzo. Se basaba en la espera del viaje que cambiaría mi vida. Ilusionados por lo que nos esperaba en la capital.

Abril. Desde que empieza se convierte en tensión constante. ¿Momento clave? El miercoles 2 al eso de las 13:45/14:00. Llegue a sentir lo que era la felicidad. Cosa que ha vuelto a suceder.

Mayo. La frase del mes fue "te echo de menos". Conversaciones bonitas, más llenas de cursiladas de lo habitual. En el fondo me gustaba pensar que en breves la vería.

Junio. Un mes que no recordaré con alegría. Ya van más de diez meses con esa personita tan especial de mi vida, pero... No puedo más. Es imposible continuar con la farsa. Ne gusta, sí. Admití lo que todos imaginaban. ¿Se reiran de mi? Pues seguro. ¿Me criticaran por mentiroso? Por mi vale. Pero nunca llegueis a decir, que no intenté hacerla feliz.

¿A qué viene esto? Pasó algo que llevaba temiendo desde hace mucho. Confesé. Como era evidente, no he sido más que su amigo, pero eso ya no llegará a ser. He cometido un error nefasto. Abandoné a la única persona por la que habría partido dientes. La única persona de mi vida, por la que he llegado a sentir esto. Aguanté lo que pude, pero no me arrastraré. No puedo seguir hablando con alguien por quien siento algo tan grande. Tomadlo como querais.

Yo sólo espero que llegue a entenderme, y comprender lo duro que se me haría seguir junto a ella.

Espero que seas feliz con tu vida sin mi. Te quiero mucho, muchísimo, Noelia (Nana)

No hay comentarios:

Publicar un comentario