sábado, 29 de agosto de 2015

Preso del recuerdo

Aun no recuerdo exactamente ni el dónde, ni el por qué. Sólo sé que me lancé, y confié en ti como no había confiado en nadie desde que perdí la inocencia. Lo que si recuerdo es que...

Recuerdo ese agosto de 2013, cuando mis noches eran tuyas, cuando parecía que nada malo podía ocurrir, mientras me dedicaba a conocer esa locura que tan cuerdo me volvía.
Recuerdo ese diciembre en el que una sorpresa y el miedo pudieron conmigo (y me arrepentí).
Recuerdo ese abril en que te abrazaba por las calles de Madrid sin preocuparme por el '¿Qué dirán?'.
Recuerdo esas sonrisas que me mandabas y que tanta tranquilidad me transmitía ver.
Recuerdo cuando me enamoré de ti, y que aun sabiéndolo y aun no siendo correspondido, seguiste a mi lado.
Recuerdo cuando corría por las callejas, rezando por llegar a tiempo para darte esos abrazos justo antes de irte a casa esa noche de invierno.
Recuerdo esa Semana Santa en la que ni siquiera pude despedirme de ti tras darte cuenta de que no merecía la pena seguir intentando sacarme de toda esa mierda.
Recuerdo todas esas noches en que desaparecía sin excusa alguna, sin saber si volvería o no.

A veces creo que le doy demasiadas vueltas a la cabeza con temas que no merecen la pena, pero por una vez, la despedida no ha sido tan amarga...

Noelia (sabes que sólo te llamo por tu nombre cuando quiero sincerarme contigo) Has sido, eres y serás la amiga más cariñosa, adorable y perfecta que he podido encontrar en mis 18 años. Porque después de todo, sigues siendo la misma chica loca con la que me divertía esas noches de verano.

Han pasado más de dos (largos) años desde ese 19 de agosto de 2013 día. Y aunque las cosas se hayan torcido, he podido contar contigo, en las buenas, en las malas, y en las peores.

Ha sido un verano de locura, y aunque nos hayamos visto poco, me alegra saber que esta vez te llevas un bonito recuerdo. Y si algún día las cosas dejan de ser lo que era, no olvides a tu bobo, que sabes que yo a mi nana no la pienso olvidar. Por estos dos años (y los que nos quedan) Te quiero mucho más de lo que ni siquiera yo puedo imaginar, Noelia. No dejes nunca de endulzarme la vida.

"Se buena, pero no mucho".

No hay comentarios:

Publicar un comentario